Sábado 13 de octubre de 2007

IGLESIA GENOCIDA METIDA EN EL ENCUENTRO

Un bloque de mujeres de izquierda realizamos la Asamblea por el Derecho al Aborto

A la tarde, las compañeras de Pan y Rosas y el PTS participamos de los talleres de aborto, estrategias para el aborto legal, sindicatos, trabajo, salud, educación y otros. En cada uno de los talleres donde estuvimos planteamos que había que echar a la Iglesia genocida del Encuentro de Mujeres


El lugar para la asamblea desbordó y luego nos fuimos a la calle

A la tarde, las compañeras de Pan y Rosas y el PTS participamos de los talleres de aborto, estrategias para el aborto legal, sindicatos, trabajo, salud, educación y otros. En cada uno de los talleres donde estuvimos planteamos que había que echar a la Iglesia genocida del Encuentro de Mujeres, también planteamos que es necesario que el Encuentro se transforme verdaderamente en un encuentro de lucha, donde las miles de mujeres que participamos podamos debatir y poner en pie un plan de lucha nacional por el derecho al aborto y por los derechos de las mujeres trabajadoras. Denunciamos también al gobierno por su responsabilidad de que aún no haya encarcelado a los responsables de la desaparición de López, responsable también de las más de 400 mujeres que siguen muriendo cada año por aborto clandestino y el que con Cristina, se propone ahora un "pacto social" para que los empresarios sigan llenando sus bolsillos mientras mantienen los bajos salarios y el trabajo en negro "condición en la que está el 54% de las mujeres trabajadoras.

Sin embargo, la Iglesia "que ha organizado delegaciones de mujeres con folletos instructivos, afiches y precisas órdenes de cómo impedir el debate- está tratando de que una vez más el Encuentro termine en nada. Pero la Iglesia tiene aliados dentro del Encuentro. El PCR, férreo defensor del "espíritu del consenso", se niega terminantemente a que se oiga la voz de miles de mujeres que están a favor de la despenalización del aborto, dejando que en las conclusiones, esta voz de miles tenga la misma importancia que la de esa minoría organizada por la Iglesia genocida. No es raro, si vemos que el PCR se niegan a votar candidatos obreros en las elecciones, que se plantean la independencia política de los trabajadores, pero no tienen ningún empacho en llamar a votar a curas y burócratas sindicales, como lo están haciendo actualmente en Misiones (según su propia prensa).

Después de los talleres, participamos de la Asamblea por el Derecho al Aborto que la "Campaña Nacional por el Derecho al Aborto" convocó en una sala para apenas 300 personas? -¿querían realmente que fuera masiva la asamblea? El salón se vio desbordado rápidamente por las compañeras de Pan y Rosas, PTS, MAS, PO y otras agrupaciones, ante lo cual exigimos "asamblea en la calle", para que pudieran participar todas. Pero las mujeres de la Campaña se retiraron, no aceptaron funcionar en la calle.

En la calle, la abogada Leticia Celli, del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos " Filial Córdoba (organismo que integra la querella unificada contra Von Wernich y que logró su condena por genocidio recientemente), pidió que nos pronunciáramos por echar a la Iglesia genocida del Encuentro de Mujeres Y nuestra compañera Andrea DAtri en la asamblea planteó "si hace cuatro años podíamos entender que hubiera compañeras que confiaran en que este gobierno de Kirchner, con su doble discurso, iba a avanzar aunque sea un paso en el derecho al aborto; hoy, seguir depositando confianza en el gobierno es llevar a la lucha por el aborto al callejón sin salida del lobby parlamentario y ministerial. Este gobierno que se dice de los derechos humanos, pero donde está desaparecido López; este gobierno que se dice nacional y popular, pero se alinea con el imperialismo yanqui contra Irán y manda tropas a Haití; este gobierno que mantiene los bajos salarios y el trabajo precario?"

Todas coincidimos en votar un plan de lucha que, como mocionó María Chaves de Pan y Rosas, empieza mañana mismo en este Encuentro y en la marcha de cierre, donde nos proponemos marchar juntas en un bloque que repudie a la Iglesia genocida con un escrache a la Catedral. Pero continúa el próximo 25 de noviembre, en el Día de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres, con una gran marcha nacional por el derecho al aborto y una agenda de movilizaciones que será coordinada nacionalmente.

Las compañeras de Pan y Rosas hicimos, finalmente, una asamblea en la que esbozamos un primer balance provisorio del día de hoy y nos estamos yendo a descansar para estar con más fuerza mañana para redoblar esta pelea. Seguiremos informando desde el XXII Encuentro Nacional de Mujeres.

Secretaría de Prensa

Pan y Rosas