Jueves 6 de noviembre de 2008

EN EL MES DE LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Organicemos un gran movimiento para pelear por nuestros derechos

Mientras se profundiza la crisis económica en todo el mundo, y en nuestro país aumentan los despidos y suspensiones, más que nunca tenemos que prepararnos para enfrentarla. Las crisis siempre han sido descargadas de manera más violenta contra las mujeres, pero también fueron ellas las primeras en enfrentar estas crisis que el capitalismo pretende que paguemos nuevamente las trabajadoras, los trabajadores y el pueblo pobre. Este 25 de Noviembre se conmemora el Día Internacional de Acción contra la Violencia hacia las Mujeres. Desde Pan y Rosas te invitamos a impulsar juntas charlas, ciclos de cine, reuniones, proyecciones y las más diversas actividades durante todo este mes para culminar en actos, marchas y manifestaciones el 25 de noviembre en todo el país. Denunciemos que las distintas formas de violencia, desde las que transcurren en el hogar y en el trabajohasta las que provienen del Estado, se sustentan en este sistema basado en la brutal explotación de millones de seres humanos condenados al hambre y la miseria, que son quienes generan las enormes riquezas que acumulan unos pocos en base a nuestro embrutecimiento, nuestro sufrimiento y opresión. Organizate en tu barrio, en tu escuela, en la facultad o en tu lugar trabajo. ¡Formá parte de Pan y Rosas!

1 / 1

CAPITAL FEDERAL

Silencio: mujeres debatiendo

Lidia Fernández, trabajadora e integrante de la Comisión de Mujeres del Hospital Durand

La Comisión de Mujeres del Hospital Durand de Buenos Aires organizó la proyección de NOSOTRAS, el documental de Pan y Rosas y Contraimagen sobre el Encuentro de Mujeres realizado en octubre en Neuquén. Participaron también compañeras de la Agrupación Marrón, trabajadoras del Indec y Celia Martinez, trabajadora de Brukman.

Charlamos sobre cómo pelear por nuestros derechos y la posibilidad de hacer cosas en común desde la Comisión del Durand y la Agrupación Marrón junto a Pan y Rosas, para llegar a otras decenas de mujeres trabajadoras. El 25/11 queremos hacer una nueva actividad para desnudar la violencia en nuestras casas y lugares de trabajo, algo que en el hospital vemos a diario, con todas las mujeres que vienen, a veces con lo justo para viajar, para hacer colas por turnos en hospitales donde ni siquiera hay insumos para la salud de los pequeños. -¡A todas ellas también queremos organizarlas con nosotras!

- ¡Saludo este gran paso de la Comisión, que tiene que ser un ejemplo para todos los hospitales!

"Es hora que caminemos a la par"

Merce, ex-ama de casa, ahora luchadora

Las tareas domésticas son lo único que hice toda mi vida bien, -¡y fue sin sueldo! Pero hoy puedo decir que mi destino es otro, descubrí cómo expresar lo que pensaba. Las mujeres comunes siempre dejamos al hombre que camine adelante, y nosotras acompañamos. Mujeres, es hora que caminemos a la par de ese trabajador explotado y humillado a veces, por miedo a perder su trabajo. No miremos para otro lado, todo trabajador explotado es un hijo nuestro, démosle fuerza y que empiece a pensar que las mujeres, somos un sexo fuerte, y nos necesitamos mutuamente, para salir de esta crisis.


JUJUY

"No estoy sola ni equivocada"

Coti, estudiante de Antropología de la UNJu

Hicimos una campaña de afiches en la Facultad de Humanidades y un video-debate contra la violencia hacia las mujeres. Sacamos un boletín con nuestras compañeras de Salta -¡y se sumaron nuevas compañeras! Impulsamos la campaña por la absolución definitiva de Eli Díaz y la condena a su violador, exigiendo también la liberación de Romina Tejerina, caso emblemático en Jujuy. Ahora nos preparamos con En Clave ROJA para las elecciones del Centro de Estudiantes y luchar por nuestros derechos. Me acerqué a Pan y Rosas para ser parte de la lucha por los derechos de las mujeres. No estoy sola ni equivocada: somos muchas las que luchamos para romper las cadenas que oprimen a la mujer -¡ahora queremos ser muchas más!


ZONA NORTE GBA

"Me dieron ganas que toda la gente se dé cuenta"

Carla, delegada de una fábrica textil, San Martín

Vivir acá es difícil. En la escuela me decían "villera, negra de mierda" y me sentía mal. Es duro, estás con los chicos y viene la policía; también para conseguir trabajo, porque si ponés la dirección no te llaman. Ahora estoy en una textil, y hace 1 año soy delegada: yo veía mucho maltrato y un amigo me contó que había un sindicato, porque yo no lo sabía... así que tomé coraje y dije "si me echan, va a ser por defender mis derechos", y por eso acá estoy. La bronca me llevó a querer pelear por mis derechos, porque sabiendo que dejo mis hijos y un montón de cosas para ganarme el pan, no se me respeta ni siquiera como trabajadora, como mujer, ni como nada. Conocí a Mariela y me dieron ganas que toda la gente se de cuenta. Después hice un curso con Pan y Rosas y me di cuenta de un montón de cosas. Entonces le dije a mi hermana, que tiene un par de amigas, de juntarnos, yo siempre cuento lo que estoy haciendo. Vinieron a las dos reuniones que hice y dicen que les gustó. En la primera hablamos más del trabajo, de la crisis económica. Y en la segunda vimos una película de México, de cómo violan a las chicas y la impunidad que hay, de toda la mierda de este sistema. Y quedamos que se tiene que dar cuenta un montón de gente para poder cambiar las cosas, porque de un día para el otro no se van a poder cambiar, pero haciendo nada tampoco. Las pibas dicen que van a seguir viniendo y vamos para adelante.

"Este es el momento"

Mabel Maidana, mamá de Maxi Maidana, asesinado por el gatillo fácil y luchadora por los derechos humanos

La campaña de "más seguridad"

No es casual que quieran militarizar los barrios, encerrar a los pobres como en una prisión. Hasta ahora ningún gobierno ha planteado una salida para los más marginados ya que no les trae ningún beneficio cambiar esta situación. Por la experiencia que me tocó vivir conocí muchas mujeres, madres, tías, hermanas, amigas que han salido a la palestra, grandes luchadoras.

Muchas veces somos las madres las que salimos a pelear por justicia, por la vida que nos arracancaron, y no es casual. Todas tenemos un potencial enorme que muchas veces no sabemos que lo tenemos.

"Este es el momento para ocupar el lugar que nos corresponde"

A mí me gustó y me sirvió mucho las reuniones que venimos haciendo con NOSOTRAS. He visto muchas mujeres que se van animando y se van dando cuenta de su protagonismo, de que pueden. Yo creo que éste es el momento para ocupar el lugar que nos corresponde: -¡en esta crisis las mujeres tenemos que salir a pelear y reclamar por nuestros derechos!

Gran jornada cultural - Pacheco

Hacia el 25 de Noviembre, desde la Agrupación Nosotras estamos impulsando una Jornada Cultural que se realizará el 15 de Noviembre desde las 19 hs. en el Centro Cultural y Político Obreros de Astarsa. Ya confirmaron su presencia:

Grupo de música andina "Agua de río"

Trío Aventura

Bailarinas colombianas (tango)

Muestra plástica, esculturas y pinturas

Teatro: La Señorita Julia (dir. Ariel Ragusa) / Cadenas invisibles (monólogo interpretado por una destacada actriz cubana ) Ambas representan la problemática de la violencia.

Dirección: Brasil 1196


SALTA

"Cuando no podés decidir"

Cecilia, docente de Educación Especial

Violencia es cuando no podés decidir y cuando tu opinión no vale sólo porque sos mujer. También cuando el marido llega del trabajo y la comida no está hecha o la casa no está limpia, y dice "yo estoy todo el día trabajando". -¿Y la mujer? -¿Acaso no tiene que hacer las compras, lavar la ropa, planchar, acomodar o preocuparse por ella misma? Mi marido me dijo que yo no me tenía que preocupar por el trabajo porque mi lugar era estar en la casa cuidando a mi hija. No me permitió trabajar apenas me había recibido, y es así que hoy me encuentro divorciada, tengo 40 años y no logro que me titularicen, y sufro todos los años porque no sé si voy a conseguir trabajo como suplente o interina, y yo amo mi trabajo. Eso me parece violencia.

Nos presentamos en la UNSa

Pan y Rosas Salta

El 21/10 proyectamos Nosotras, el video de Pan y Rosas, en la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Con la presencia de estudiantes de varias carreras, charlamos sobre la situación de la mujer y la necesidad de organizarnos para enfrentar los síntomas de una crisis económica que ya comienza a manifestarse. También charlamos sobre el aborto, nuestra pelea por la educación sexual, los anticonceptivos y el derecho a que no mueran más mujeres por la clandestinidad que nos imponen, como sucede fundamentalmente con las mujeres trabajadoras y pobres. Al terminar el debate presentamos el primer boletín de la agrupación y ofrecimos nuestros suplementos, invitando a ser parte de la gran campaña que queremos realizar contra la violencia hacia las mujeres.


ZONA SUR GBA

Ciclo de cine en Turdera

Vero y Gaby - Docentes de Lomas de Zamora

Este ciclo lo pensamos a partir de lo que significa la violencia contra las mujeres, con películas que la abordan en la pareja, en el trabajo, hasta casos extremos de femicidio, como en Ciudad Juarez. Nos parece bueno el espacio que se abre desde Pan y Rosas para empezar a organizarnos, es un gran paso encontrarnos, porque las respuestas las tenemos que buscar entre todas.

Continúa el taller en Quilmes

Las invitamos a participar en este taller para debatir las problemáticas de las mujeres. Todos los sábados a las 18hs en la Casa Cultural y Socialista El Cielo por Asalto (San Martin 380)


LA PLATA

"Limarnos las cadenas"

Claudia, empleada doméstica e impulsora de Pan y Rosas

Fue parte de la comisión de mujeres de la textil Mafissa, el conflicto más duro de la ciudad de La Plata desde el ’95; hoy impulsa Pan y Rosas.

A los 14 empecé como empleada doméstica con cama hasta que formé mi familia y a los 20 tuve mi primer hijo. Mi marido hacía changas y la plata no alcanzaba; con la máquina de una vecina hice la ropita del nene. Vinieron más chicos y el gordo entró a Mafissa. Yo había largado el servicio doméstico: mi vida era mi casa y mi familia.

Después empezó el conflicto en Mafissa; yo ni enterada, porque sólo me ocupaba de la casa. Pasó el tiempo y después de insistir, él me dejó ir a la fábrica, semanas antes de la toma. Ese día llevamos con mis hijos una bandera que decía "familia en lucha". Al ver todo eso salió toda la opresión que tenía adentro y decidí sin darme cuenta darle a mi destino otro sentido. -¡No me podía callar! Conformamos la comisión de mujeres y nos jugamos con todo, a pesar de tener en contra a algunos compañeros. Aguantamos la permanencia en la fábrica, fondo de huelga, manifestarnos en la calles, el desalojo, el acampe en la fiscalía y no aflojamos.

La primera etapa de mi vida fue dura, pero sin emociones. La segunda es un torbellino de fuerza, inquietudes y propuestas. Soy otra, me lo dice todo el mundo -¡y quiero ser una gran luchadora! Hoy estoy convencida que es el momento para organizar a muchas compañeras, ya fue eso de que "el perro y la mujer son para la casa". Somos nosotras las que más sufrimos esta crisis económica, porque no nos alcanza para el pan o la leche. Si la peleamos desde que nacemos y sufrimos el doble por ser mujer, aprendamos a poner punto final a la esclavitud de vivir entre cuatro paredes y salgamos a pelear por nuestros derechos y por los de nuestros compañeros, porque somos un conjunto: la clase trabajadora.

Sé que es difícil salir de la situación que nos inculcaron, pero pensemos que si tenemos tiempo para ir a lo de una amiga y charlar de cualquier cosa, podemos usar ese tiempo, como dice el compañero Godoy de Zanon "para empezar a limarnos las cadenas".

Se pueden organizar mujeres, como lo estamos haciendo nosotras, -¡en grupos de 2, 3, 4, las que sean, charlar, leer el suplemento de Pan y Rosas, organizarnos! Tengo un objetivo ahora que empezamos con las compañeras el proyecto de la Casa Cultural en Olmos: organizar mujeres para que el 25/11 seamos muchas para reclamar nuestros derechos y decirle a nuestros hijos, que nadie es propiedad de nadie, que en el fondo somos libres? -¡sólo tenemos que, juntos, buscar esa libertad!


ZONA OESTE GBA

"Ni el juez, ni la policía me ayudaron"

Gaby, docente de La Matanza

Empezaron los celos, las preguntas que yo, sin darme cuenta, trataba de responder sin entender que no hacía nada malo. Se apoderó de mi vida, mis horas, fuerzas, autoestima. Ya no soñaba, ni descansaba, estaba siempre pendiente si algo podía molestarle. Me alejé de mis amigas, mis hermanas, mis compañeras de la escuela. Todo se volvió más tormentoso: ir a trabajar, mirar televisión, hasta pensar o estar en silencio podía ser síntoma de que algo le ocultaba. Llegó al punto de convencerme de que no tenía que comer para estar delgada, hasta llegar a la anorexia. Me denigraba, me humillaba. Sólo yo sabía lo que sentía y pasaba, pues la vergüenza me impedía contarlo o buscar ayuda. Los golpes se combinaban entre lo físico y lo psicológico. Tuve que renunciar a tener un hijo más pues él no quería.

Me abrió los ojos ver a mi hija sufrir, y decidí romper con esa cárcel. No lo aceptó: profundizó su obsesión. Yo me preguntaba: -¿cómo puede un hombre llegar a sentirse dueño de una mujer, como una propiedad privada? Empezó lo peor: golpes, persecuciones, amenazas de muerte. De nada sirvieron las denuncias a la comisaría de la mujer, al juzgado. Lo único que lograba era tener que presentarme a humillantes peritajes donde tenía que probar que había sido golpeada, ahorcada, amenazada y hasta violada. Mientras yo, con el último aliento, iba al hospital para que me dieran los primeros auxilios, él ya había salido de la comisaría pues tenía amigos ahí. -¿Qué hacer, quién me podía defender? Por momentos pensaba que no saldría viva de esa. Ni el juez, ni el abogado asignado por el juzgado, ni la policía me dieron una ayuda.
Así como siempre decidió sobre mi vida, quiso decidir mi muerte, me esperó en la puerta de la escuela donde soy maestra, me hirió con dos balas en la cabeza y se suicidó al lado mío. Sin más ayuda que mi familia y compañeras de la escuela superé las heridas físicas tras dos semanas de internación.

Pasado un año, por fin me siento libre, dueña de mis actos, de mi cuerpo, de ver crecer feliz a mi hija. Y me vuelve la pregunta: -¿cómo puede un hombre llegar a sentirse dueño de una mujer, como si fuera su propiedad privada? Viendo tantos casos de mujeres en situaciones similares, me doy cuenta que cuenta que no existe ni ley ni policía ni juez que quiera en verdad que cambie nuestra vida: sólo peleando por nuestros derechos es que los podemos lograr.


CORDOBA

Máxima condena al policía Vera

Romina Giménez y Natalia Acuña, estudiantes de Trabajo Social de la UNC

El 21/10 Paola Sosa, estudiante de Trabajo Social, fue asesinada por su ex novio, el policía Sebastián Vera. Había tratado de dejarlo por los maltratos y golpes, pero él no lo aceptaba. Murió tratando de defenderse de los balazos de su arma reglamentaria.
La institución policial salió en defensa de Vera, asegurando que era un excelente agente y persona. Nos quieren hacer creer que es un crimen pasional, porque "la amaba demasiado". Pero lo cierto es que en el mundo se mueren más mujeres por violencia que de cáncer.

Basta de violencia policial

Exigimos Justicia para Paola, y condena para el asesino Vera

- ¡Basta de violencia hacia las mujeres!


ROSARIO

Partido Socialista: no tan "progre"

Se inauguró en Rosario el Observatorio de Violencia de Género; con este tipo de medidas, el gobierno del Partido Socialista se viste de progre para mantener nuestra opresión. Concibe la violencia hacia la mujer sólo en el ámbito del hogar, dejando de lado la violencia que este sistema capitalista reproduce y naturaliza. Para nosotras es violencia morir por abortos clandestinos, cobrar menos salario que los varones y una larga lista que continúa. Es violencia que nuestros compañeros varones sean despedidos por la crisis en fábricas como Genarl Motors con la total inacción del gobierno "socialista", y que como nosotras haya miles de precarizados en los trabajos municipales con salario miserables. En realidad defiende los interese de las grandes patronales y quiere mostrar una veta "progresista" a través de este Observatorio. Cuando se recurre al "teléfono verde" o a la Comisaría de la Mujer, nos atienden la misma Policía santafesina que tiene en su historial violaciones y asesinatos (como los 3 policías que violaron y asesinaron a Erica Córdoba de 16 años); la misma de Feced que funciona en la última dictadura militar, la que se conoce por el tráfico y la explotación de menores. No podemos confiar en en el PS con su política de llevar el problema a las instituciones burguesas. Proponemos lanzar una campaña en las facultades, los barrios, las escuelas, los lugares de trabajo, independiente del gobierno, que culmine el 25 de noviembre con una gran movilización donde exijamos -¡Basta de violencia contra las mujeres!


Iniciativa de Contraimagen, Pan y Rosas y No Pasarán

Otra mirada es posible

Desde Contraimagen, No Pasarán y Pan y Rosas te llamamos a impulsar junto a nosotras jornadas artísticas en tu escuela, en las plazas, en tu barrio, con el objetivo de crear un espacio de participación, expresión y debate acerca de la violencia ejercida hacia las mujeres, que no se limita al ámbito del hogar sino que es más extendida y que empieza por el sistema en el cual vivimos. Queremos invitarte a que esta vez seas vos la que decida cómo quiere ser vista y contada a los demás, y que vos misma lo cuentes.

El sábado 22 de noviembre en el IPS ( Instituto del Pensamiento Socialista) en Capital, haremos una Jornada Artístico-Cultural donde podamos exponer todos los trabajos que hagamos en estos días, más expresiones artísticas de todos/as los que quieran sumarse.

Contactate con nosotras a: contraimagen.sur@gmail.com




Temas relacionados

Agrupación