Miércoles 20 de agosto de 2014

VIOLENCIA DE GÉNERO

Millones de mujeres y niñas iraquíes corren riesgo de ser mutiladas genitalmente

El líder de estado Islámico en Irak, Abu Bakr al Baghdadi, llamó a practicarle la ablación a todas las mujeres de Mosul que tengan entre 12 y 49 años para alejarlas del “libertinaje y la inmoralidad”. Este es uno de los numerosos decretos religiosos emitidos por el grupo yihadista desde que tomó el control del norte de ese país.

El líder de estado Islámico en Irak, Abu Bakr al Baghdadi, llamó a practicarle la ablación a todas las mujeres de Mosul que tengan entre 12 y 49 años para alejarlas del “libertinaje y la inmoralidad”. Este es uno de los numerosos decretos religiosos emitidos por el grupo yihadista desde que tomó el control del norte de ese país.

Según la Organización Mundial de la Salud, la mutilación genital femenina comprende todos los procedimientos que alteran o lesionan los órganos genitales femeninos y pueden producir hemorragias graves y problemas urinarios o incluso, causar quistes, infecciones, infertilidad, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido. Unos 140 millones de mujeres y niñas sufren en la actualidad las consecuencias de MGF.

“Bajo la acusación de libertinaje e inmoralidad se trata de llevar a cabo una forma brutal de sometimiento y control de las mujeres y una de las expresiones más extremas del patriarcado y de la violencia de género”, señala Teresa Blat, presidenta de Unión de Asociaciones Familiares de España (UNAF), una de las organizaciones expertas que trabaja en la prevención e intervención contra la mutilación genital femenina a través de la educación.

“Las mujeres y las niñas del África subsahariana y de las regiones más pobres del planeta son sometidas sistemáticamente a la explotación y el abuso sexual, al matrimonio forzado, a la prostitución. ¿Acaso no tienen derechos humanos, derecho a su integridad, derecho a la salud? La comunidad internacional tiene la obligación de actuar para garantizarlos”- exigió Blat.

En ese sentido, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en diciembre de 2012 por la que todos los estados miembros debían comprometerse a prohibir esta práctica. Por otro lado Unicef explicó durante la Conferencia “Girl Summit 2014” que hacen falta acciones inmediatas, mucho más intensas y apoyadas por parte de todos los actores sociales para acabar con la mutación genital femenina que ya afecta a 140 millones de mujeres y niñas en 29 países.

Además, UNAF reclama a los líderes políticos y agencias internacionales que se impliquen de una vez por todas y actúen de forma efectiva contra la explotación sexual de mujeres y niñas y contra la trata de las mujeres inmigrantes que son obligadas a prostituirse en su huida de los conflictos armados y de la pobreza extrema, con el fin de proteger los derechos de mujeres y niñas mediante programas de promoción de la salud sexual y de prevención de la mutilación genital femenina, con el apoyo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social a través de los fondos que la Unión Europea destina para ello.

Fuente: http://www.amecopress.net/