Domingo 9 de marzo de 2014

MáS DE MIL TRABAJADORAS Y ESTUDIANTES SE ENCOLUMNARON CON PAN Y ROSAS

Miles marchamos unitariamente en el Día Internacional de las Mujeres

El viernes 7 de marzo, Pan y Rosas – PTS participó en la movilización de Congreso a Plaza de Mayo convocada unitaria por más de 50 organizaciones tras el reclamo de “Derecho al Aborto. No a la reforma reaccionaria del Código Civil. ¡No al ajuste! Las trabajadoras no vamos a pagar la crisis.”

El viernes 7 de marzo, Pan y Rosas – PTS participó en la movilización de Congreso a Plaza de Mayo convocada unitaria por más de 50 organizaciones tras el reclamo de “Derecho al Aborto. No a la reforma reaccionaria del Código Civil. ¡No al ajuste! Las trabajadoras no vamos a pagar la crisis.”

La marcha fue encabezada por representantes de todas las organizaciones presentes, como también una importante delegación de diputados y legisladores del Frente de Izquierda –entre quienes se encontraban Nicolás del Caño y Christian Castillo por el PTS-, la única bancada que apoyará de manera unánime la aprobación del proyecto de legalización del aborto que las mujeres de la Campaña presentarán este año por quinta vez en el Congreso Nacional. Myriam Bregman, que se encontraba en la cabecera, declaró ante los medios el repudio a la reforma reaccionaria de los códigos Civil y Penal del gobierno, “que busca imponer un verdadero ataque a los derechos de las mujeres siguiendo los preceptos de la Iglesia Católica.” También manifestó que era un gran paso que las organizaciones de mujeres hicieran explícito su reclamo de Absolución de los Petroleros de Las Heras, sobre todo “después de las escandalosas declaraciones de la presidenta durante la apertura de sesiones legislativas, en las que dio su aval al fallo que condena a los petroleros”.

Más de mil mujeres de Pan y Rosas, acompañadas por una delegación de compañeros del PTS, conformaron una de las columnas más destacadas de la convocatoria. Encabezadas por las maestras que denunciaban, en sus pancartas, que hay plata para pagarle a Repsol pero no para aumentar los salarios docentes, se encolumnaron las obreras de Kromberg, la Comisión de Mujeres de Donnelley, trabajadoras telefónicas, aeronáuticas, enfermeras, trabajadoras de empresas tercerizadas de limpieza, obreras de distintas fábricas del gremio de la alimentación, trabajadoras estatales y municipales y mujeres inmigrantes que, en su mayoría, son trabajadoras domésticas o sufren la explotación de los talleres textiles. Detrás, se agolpaban las compañeras de la UBA, otras universidades del conurbano y una importante delegación de estudiantes secundarias y terciarias, como también jóvenes trabajadoras precarizadas. Detrás de la importante columna de mujeres de Pan y Rosas, cerraba filas una delegación de compañeros del PTS al grito de “¡Sí, se puede! ¡Si una mujer avanza, ningún hombre retrocede!”

La movilización que partió de Congreso y llegó a Plaza de Mayo, repudió la injerencia de la Iglesia al pasar por la Catedral. Con la lectura de las consignas consensuadas entre las distintas organizaciones, se dio por terminada la jornada unitaria en el Día Internacional de las Mujeres.

A pocas cuadras, Pan y Rosas realizó un acto donde saludaron nuestras compañeras docentes de Ademys; María, despedida de la textil Elemento que se encuentra en lucha por su reincorporación, las obreras de Kromberg, el diputado Christian Castillo y Andrea D’Atri, fundadora de la agrupación, que finalizó con estas palabras: “Luchamos por arrancarle a este sistema todos los derechos democráticos, como el derecho al aborto. Peleamos también por los derechos sindicales y económicos de las mujeres trabajadoras. Pero nuestra lucha no es meramente sindical, ni tampoco se limita a la “ampliación de derechos” con la que el kirchnerismo quiso –durante todos estos años- convencernos de que era una década ganada. Nuestra lucha es por la revolución socialista para construir una sociedad liberada de todas las formas de explotación y opresión. Tenemos el orgullo de pertenecer a la corriente histórica de las mujeres que instauraron el Día Internacional de las Mujeres y lucharon por el socialismo. Somos de la corriente del marxismo revolucionario de Clara Zetkin, Alexandra Kollontai y de la más trágica y heroica dirigente del proletariado internacional, la revolucionaria Rosa Luxemburgo.”

Hubo una mención especial a las obreras de Kraft que, en ese momento, se encontraban paralizando la fábrica en respuesta a la muerte de un compañero obrero, de la agrupación Bordó, que perdió su vida por culpa de la desidia patronal. Un emocionado aplauso acompañó solidariamente la lucha de las obreras y obreros de Kraft en repudio a esta tragedia evitable.