Domingo 7 de junio de 2009

DECLARACION DE LA AGRUPACION PAN Y ROSAS

Las mujeres estamos de pie: ¡que la crisis la paguen los capitalistas!

Las elecciones del próximo 28 de junio se dan en el marco de una enorme crisis económica mundial. Nunca como ahora se muestra que el capitalismo no va más. El imperialismo y los gobiernos capitalistas pretenden que la crisis la pague la clase trabajadora y no los que la provocaron: los capitalistas, los banqueros, las multinacionales, los terratenientes y sus organismos financieros internacionales como el FMI, el BM o el BID. Millones están siendo arrastrados al desempleo y la miseria, mientras se inyectan billones de dólares para el salvataje de grandes bancos y empresas.

Las elecciones del próximo 28 de junio se dan en el marco de una enorme crisis económica mundial. Nunca como ahora se muestra que el capitalismo no va más. El imperialismo y los gobiernos capitalistas pretenden que la crisis la pague la clase trabajadora y no los que la provocaron: los capitalistas, los banqueros, las multinacionales, los terratenientes y sus organismos financieros internacionales como el FMI, el BM o el BID. Millones están siendo arrastrados al desempleo y la miseria, mientras se inyectan billones de dólares para el salvataje de grandes bancos y empresas.

Pero el impacto de la crisis no es igual para todos. En América Latina, la tasa de desocupación es casi dos veces mayor entre las mujeres que entre los hombres y el 60% de las mujeres que trabajan lo hacen en brutales condiciones de precarización. Pero además, a mayor crisis económica, mayor será la carga de la doble jornada laboral de las mujeres, porque con el desmantelamiento de la salud, la educación y los servicios públicos, con el crecimiento de la desocupación y la baja de los salarios, serán más las tareas que recaerán cotidianamente, sobre las mujeres, para la reproducción de la vida.

Ellas y nosotras

En Argentina, bajo el gobierno de Cristina Kirchner, las mujeres no sólo no hemos avanzado en nuestros derechos, sino que nuestra situación ha empeorado dramáticamente: 4 millones de mujeres han sido víctimas de alguna forma de violencia, más de 600 mujeres, adolescentes y niñas permanecen desaparecidas, secuestradas por redes de trata y prostitución con la complicidad de las fuerzas policiales, jueces y funcionarios políticos; más de 400 mujeres mueren cada año por las consecuencias de los abortos clandestinos, incluso este gobierno ha negado el derecho al aborto terapéutico a niñas que habían sido violadas; el 54% de las mujeres que trabajan lo hacen bajo extremas condiciones de precarización.

Frente a esta situación, ni los candidatos de la Coalición Cívica de Elisa Carrió ni el PRO de Mauricio Macri y Gabriela Michetti son una salida: candidatos de las finanzas, empresarios y "sojeros", clericales amigas del cardenal Bergoglio, todos están en contra de nuestros derechos. -¡Que Cristina, Lilita, Gabriela o Nacha sean mujeres no nos garantiza nada! Tanto oficialistas como opositoras son variantes de este régimen que somete a la explotación y opresión a millones de trabajadoras y trabajadores.

Mientras ellas tienen sus partidos para hacer política a favor de los centros de poder financieros y el imperialismo, de "reconciliación" con los genocidas y de propiciar mayor injerencia de la Iglesia en el Estado y nuestras vidas, somos las mujeres trabajadoras y de los sectores populares las que sufrimos con jornadas laborales extenuantes, con salarios miserables, somos nosotras las que padecemos la precarización laboral y el trabajo en negro, las que sostenemos hogares milagrosamente con subsidios miserables, las que morimos por abortos clandestinos, las que seguimos cobrando salarios que son un 32% menores que los salarios de nuestros compañeros, somos las jefas de hogar que, solas, sostenemos el 30% de los hogares del país.

Mientras ellas "mujeres como Cristina Kirchner, Elisa Carrió o Gabriela Michetti- hacen política a favor de la clase dominante, y la centroizquierda sólo puede llevar a nuevas frustraciones detrás de los sojeros o del kirchnerismo en crisis, nosotras debemos organizarnos y poner en pie un movimiento por nuestros derechos, independiente del Estado y los políticos patronales. Para pelear por igual salario a igual trabajo, guarderías gratuitas en los lugares de trabajo y estudio, por la separación de la Iglesia del Estado, por el derecho a la maternidad, a los anticonceptivos gratuitos, la educación sexual y el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, para acabar con las redes de trata y prostitución y la violencia contra las mujeres.

Con esta perspectiva, compañeras obreras, docentes, trabajadoras estatales, estudiantes y dirigentes del PTS que participamos de la agrupación de mujeres Pan y Rosas, integramos las listas del Frente de la Izquierda y los Trabajadores, Anticapitalista y Socialista (PTS, MAS, Izquierda Socialista).

Te convocamos a apoyar activamente estas propuestas "consiguiendo el apoyo de tus amigas, compañeras y familiares, llevando nuestras propuestas a otras mujeres, organizando actividades para difundir nuestro programa y candidaturas- del Frente de la Izquierda y los Trabajadores, Anticapitalista y Socialista.

- Nos presentamos en estas elecciones para exigir el desmantelamiento y disolución del aparato represivo y de las fuerzas de seguridad, la aparición con vida de Luciano Arruga y el castigo a los asesinos del gatillo fácil. Exigimos también la aparición con vida de Jorge Julio López y el juicio y castigo a todos los genocidas y cada uno de los responsables militares, policiales, civiles y eclesiásticos de los 30 mil desaparecidos."

- Proponemos la separación de la Iglesia del Estado y seguir luchando para conquistar el derecho a decidir sobre nuestras vidas. Por eso planteamos lo que Cristina no está dispuesta a hacer para no enemistarse con la Iglesia: la legalización del aborto, libre y gratuito, para que sea realizado en los hospitales públicos.

- Proponemos prohibir los despidos y suspensiones. Imponer un salario igual a la canasta familiar y un plan de obras públicas financiado con impuestos a las grandes fortunas para conseguir trabajo para todos. De esta forma podremos salvar de nuevos años de desocupación a la única clase que produce las riquezas del país. La crisis la tienen que pagar los grandes empresarios, los banqueros, todos los capitalistas.

- A un año de votada la ley de trata, resulta evidente que con ella no se evita este flagelo en nuestro país, aun teniendo una mujer como presidenta. Sino que por el contrario se sigue protegiendo a los proxenetas de este millonario negocio en el que están implicados policías, jueces y funcionarios. Exigimos el desmantelamiento de las redes de trata y prostitución y, además, la absolución definitiva de Elizabeth Díaz y la libertad inmediata e incondicional de Romina Tejerina. -¡Basta de violencia contra las mujeres!


VER LA DECLARACION DEL FRENTE DE IZQUIERDA Y LOS TRABAJADORES, ANTICAPITALISTA Y SOCIALISTA