Jueves 16 de mayo de 2013

NEUQUEN

Las empleadas domésticas neuquinas… ¡Barremos con el trabajo precario!

Este sábado 11, bien temprano y sin que el frío otoñal nos detuviera, llevamos adelante una actividad de difusión desde la Asociación Neuquina de Empleadas Domésticas (ANED) en una plaza al oeste de la ciudad. En ese emblemático lugar de concentración obrera, hoy feria popular y antes “feria de trueque” al calor de la crisis del 2001, nos instalamos no sólo para difundir el proyecto de ley presentado por ANED junto a la banca obrera del FIT, sino también para charlar con otras trabajadoras domésticas sobre nuestros derechos e invitarlas a ser parte de nuestra Asociación.

1 / 1

Este sábado 11, bien temprano y sin que el frío otoñal nos detuviera, llevamos adelante una actividad de difusión desde la Asociación Neuquina de Empleadas Domésticas (ANED) en una plaza al oeste de la ciudad. En ese emblemático lugar de concentración obrera, hoy feria popular y antes “feria de trueque” al calor de la crisis del 2001, nos instalamos no sólo para difundir el proyecto de ley presentado por ANED junto a la banca obrera del FIT, sino también para charlar con otras trabajadoras domésticas sobre nuestros derechos e invitarlas a ser parte de nuestra Asociación.

Durante varias horas, entre mate y mate cebados por nuestra compañera Braulia, fuimos conversando con más de cien trabajadoras domésticas que pasaron por el lugar y que hicieron “cola” para poder conversar con nosotras, enteradas por los diarios de la región y entrevistas en radio a compañeras de la ANED y a nuestra abogada. Llegaron buscando asesoramiento pero también un espacio para hablar de trabajadora a trabajadora, contándonos sus experiencias y padecimientos cotidianos, reconociéndose entre ellas como compañeras de los colectivos que toman cada día para llegar a sus trabajos. Mientras tanto, sus hijos -que siempre acompañan a las trabajadoras-, jugaban alegremente en la plaza. Entre quienes se acercaron hubo compañeras de entre 19 y 50 años, que nos contaron que para poder sostenerse tienen más de dos o tres trabajos, muchas trabajando por más de 20 años en cada casa. La mayoría de ellas se sorprendía con la nueva ley y los derechos que nos otorga, pensándola como algo progresivo. Nos decían “es impensable tener una indemnización cuando te despiden, o tener licencia por maternidad, ni hablar de estar asegurada mediante una ART o que te aporten para tu jubilación”. Otras demostraban temor a exigir que se respeten estos nuevos derechos: “¿Cómo le planteo a la patrona que me ponga en blanco sin que me despida enseguida?”.

Sin embargo, en relación a la Asociación, todas nos mostraron entusiasmo, preguntando como hacer para ser parte del “sindicato”. Les contamos que aún no somos un sindicato, sin embargo estamos tratando de tender a ello; mientras tanto hoy, como un gran paso en ese camino, estamos construyendo la Asociación como lugar de encuentro y de organización en defensa de nuestros derechos.

La mayoría de las trabajadoras quisieron colaborar: se llevaron materiales para conversar con sus vecinas, amigas y familiares -ofreciendo algunas de ellas sus casas para futuras reuniones- y otras tantas se comprometieron a sumarse a las reuniones semanales para empezar a coordinar entre todas las tareas que queremos llevar adelante.

Luego de tomarnos fotos y de conversar con medios regionales que se acercaron, intercambiamos alrededor de la necesidad de realizar en breve una charla informativa y de debate alrededor de la Ley nacional y nuestro proyecto, a la vez que compartimos un asado entre las trabajadoras y sus familias.

Esta actividad, realizada para difundir y coordinar, demostró la necesidad que tenemos las trabajadoras domesticas de contar con nuestro propio espacio de organización. Esta experiencia novedosa de organización que estamos haciendo en Neuquén y el proyecto de ley que estamos impulsando pueden ser un ejemplo para todas las trabajadoras domesticas del país, para poner en pie un gran movimiento de trabajadoras domésticas a nivel nacional.

¡Para barrer con la precarización laboral, la violencia hacia las mujeres y luchar por nuestros derechos, SUMATE y construyamos juntas nuestra herramienta de organización!