Jueves 12 de octubre de 2006

ANTE EL XXI ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES

En Jujuy la Iglesia llama a ’cuidar el don de la vida’

En estos días se está realizando en la capital de Jujuy una muestra ’abierta a todo público’ llamada ’El rostro humano del embrión’, organizada por un instituto privado de la iglesia (Populorum Progresio) y un cura genetista de Italia, donde se explica el ’comienzo de la vida humana’.

En estos días se está realizando en la capital de Jujuy una muestra "abierta a todo público" llamada "El rostro humano del embrión", organizada por un instituto privado de la iglesia (Populorum Progresio) y un cura genetista de Italia, donde se explica el "comienzo de la vida humana".

Además de mostrar láminas de vírgenes, lo que da cuenta de este supuesto carácter científico de la muestra, se pueden ver también fetos "cedidos gentilmente" por el hospital Pablo Soria y la comisaría central de la ciudad, en los que se pueden ver "los estadíos del embrión humano, todos productos de abortos reales".
No es casual que se haga este tipo de actividades (ya que en el inminente Encuentro Nacional de Mujeres habrá muchas organizaciones que levantamos el derecho al aborto como bandera) y la Iglesia tiene como lema de este año para todos los colegios que están a su cargo: "Cuidar juntos el don de la vida".
- ¡Cuánta hipocresía! Con todas las pruebas de complicidad de esta institución con la última dictadura, donde hubo torturados y desaparecidos en Jujuy; donde curas escondían información a familiares y presenciaban sesiones de tortura.

La iglesia quiere hacernos quedar como "asesinas de vidas inocentes" cuando somos nosotras las que sufrimos por no poder decidir cuándo tener o no hijos, ni decidir sobre nuestro propio cuerpo y morimos en condiciones inhumanas por abortos clandestinos.

- ¡Esta reaccionaria institución también está en contra de la educación sexual en las escuelas! Apoyada por la senadora esposa del gobernador, quiere que la familia sea la encargada de enseñar a los niños y niñas. -¿Qué educación pueden ofrecer padres y madres que se pasan el día trabajando para cobrar los miserables sueldos?

La Iglesia sabe que ponemos en cuestión su postulado de Dios como creador de la vida, cuando exigimos el derecho a decidir cuándo ser madres o no; y que no debemos conformarnos con el "destino predestinado por Dios", sino que podemos cambiar nosotras mismas esta realidad de explotación y opresión, y no esperar a "la otra vida".

Soledad, desde Jujuy